Colecciones

Enfermedades del rumen de las cabras

Enfermedades del rumen de las cabras

Es difícil darse cuenta cuando una cabra está enferma. Muchas enfermedades de las cabras muestran solo signos sutiles, pero debe conocerlas tan bien que esos cambios sutiles de actitud y comportamiento llamen su atención. Las siguientes son enfermedades comunes del rumen en cabras. Si cree que su cabra puede estar sufriendo una de estas enfermedades, consulte a un veterinario antes de comenzar el tratamiento.

Indigestión

La enterotoxemia se puede prevenir mediante la vacunación anual y evitando cambios abruptos en la dieta de su cabra. Las cabras que corren el riesgo de devorar el exceso de grano o los niños lactantes están en riesgo y deben vacunarse. Es posible que las cabras criadas en lotes secos sin absolutamente ninguna posibilidad de obtener un exceso de grano no necesiten esta vacuna.

Inflar

El rumen normal se agita de una a cuatro veces por minuto y sus bacterias producen gas metano continuamente. La mayor parte de este gas se libera cuando la cabra eructa. La hinchazón ocurre cuando la cabra no puede liberar el gas acumulado.

Síntomas y causas

Ciertas dietas de cabras, especialmente alfalfa verde fresca, harán que el gas forme pequeñas burbujas que quedan atrapadas en el líquido del rumen. Esto puede producir una hinchazón espumosa. Las pequeñas burbujas no se pueden liberar en un eructo natural y la condición progresa rápidamente hasta que el rumen se distiende mucho y la cabra se siente extremadamente incómoda.

El rumen de la cabra se hinchará y la cabra puede patear en su lado izquierdo mientras gruñe y babea. La cabra puede levantarse continuamente y luego volver a acostarse. Si no se trata con prontitud, la hinchazón puede provocar la muerte. La posición de la cabra también puede causar hinchazón. Si la cabra se acuesta de lado, la abertura entre el rumen y el esófago será baja y la bolsa de gas natural en el rumen estará por encima. El gas vuelve a quedar atrapado y el rumen se distiende dolorosamente.

Tratamiento

El tratamiento es obvio: se debe permitir que se escape el gas. Coloque la cabra en una pendiente pronunciada (al menos en un ángulo de 45 grados) con las patas delanteras más altas que las traseras. Esto eleva la abertura entre el esófago y el rumen y, a menudo, será todo lo que se necesita para aliviar la hinchazón posicional.

El aceite mineral o la leche de magnesia (2 a 3 onzas) ayudarán a aliviar la hinchazón espumosa al romper las pequeñas burbujas para formar una gran bolsa de gas, que se puede aliviar normalmente. Una vez que se haya administrado el medicamento, masajear el abdomen y pasear a la cabra ayudará a mezclar y descomponer adecuadamente las burbujas. El alivio de la hinchazón espumosa debería ser evidente dentro de una hora después de la administración del medicamento.

Si estos tratamientos no funcionan, es posible que su veterinario deba pasar un tubo en el estómago de la cabra para liberar la presión en el rumen mientras le da al medicamento la oportunidad de actuar.

Prevención

No confunda un rumen completo con hinchazón. El rumen se encuentra en el lado izquierdo de la cabra. La verdadera hinchazón causará una hinchazón firme y tensa en el flanco izquierdo, y la cabra estará en evidente angustia. Sin embargo, algunas cabras comerán una comida abundante y se verán hinchadas, pero se sienten cómodas y pueden eructar o rumiar fácilmente, lo que le asegura que están felices y saludables. Para evitar la hinchazón, alimente con raciones balanceadas y realice cambios dietéticos gradualmente, y evite que las cabras coman en exceso.

Sobre el Autor: Lorrie Boldrick, DVM, se graduó de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de California-Davis en 1968. Se especializa en medicina caprina y crió cabras pigmeas durante 25 años. Ella es la autora de Cabras pigmeas: cuidado y manejo veterinario.


Ver el vídeo: Prevención de la coccidiosis en caprinos (Enero 2022).