Diverso

Sea un éxito en jardinería orgánica

Sea un éxito en jardinería orgánica


Cortesía de Simon Howden / FreeDigitalPhotos.net

Recibir una cosecha abundante de su huerto orgánico comienza con una planificación adecuada. Elija cultivos según la zona en la que se encuentre y comience a sembrar en el interior.

La jardinería ecológica que utiliza métodos orgánicos naturales puede producir plantas deliciosas y nutritivas sin el uso de fertilizantes tóxicos, pesticidas u otros productos químicos. Cuando el tamaño de su propiedad urbana restringe la producción de su cosecha, es posible que se pregunte si las verduras libres de químicos valen la pena.

La buena noticia: lo es.

“Los rendimientos en un jardín orgánico bien administrado igualarán o superarán a los de un jardín convencional”, dice Becky Grube, profesora de producción de cultivos sostenibles en la Universidad de New Hampshire. "Los rendimientos tienen más que ver con un buen manejo de plagas y si los cultivos reciben los nutrientes que necesitan que con si el jardín es orgánico o convencional".

Puede tomar medidas para ayudar a que sus plantas cultivadas orgánicamente prosperen desde semillas hasta cultivos exitosos y completamente desarrollados. Algunos jardineros orgánicos señalan que los costos iniciales y la mano de obra involucrados en la producción de un jardín orgánico próspero disminuyen considerablemente con el tiempo, a medida que la tierra se vuelve más fértil a través de técnicas ecológicas.

La dieta detox

La jardinería orgánica alimenta el suelo, lo que alimenta las plantas y conduce a una cosecha abundante. El suelo sano y fértil está vivo con un verdadero "ejército" de organismos en descomposición: lombrices de tierra, bacterias del suelo y hongos. Estas criaturas trabajadoras descomponen las hojas de otoño, la vegetación gastada y otra materia orgánica en nutrientes muy necesarios que ayudan a las plantas a crecer.

Cuando los jardineros convencionales dependen de grandes dosis de productos químicos para fertilizar las plantas y controlar las plagas, el suelo puede convertirse en un lugar difícil para que florezcan estos organismos benéficos. Los productos químicos tóxicos matan a los organismos y, en consecuencia, el suelo pierde su vitalidad.

Una vez que los jardineros comienzan a usar productos químicos, a menudo deben usar aún más para reponer el suelo, creando un círculo vicioso. Los insectos dañinos pueden desarrollar resistencia a los pesticidas químicos, lo que requiere el uso de dosis más grandes o de productos químicos adicionales para evitar que las plagas diezmen el jardín.

En un jardín orgánico, los fertilizantes naturales y el suelo compostado proporcionan materia en descomposición activa que alimenta y mejora constantemente el suelo con el tiempo. Las plantas sanas ofrecen una mejor resistencia a los insectos voraces y el manejo natural de plagas ayuda a las plantas a defenderse de ellos.

Planificación del jardín bien hecha

Una vez que el suelo de su jardín esté lleno de nutrientes saludables, considere qué plantas desea cultivar y cuándo desea cultivarlas.

Compre semillas cultivadas orgánicamente de empresas de semillas acreditadas. Algunos catálogos de jardinería convencionales incluyen semillas orgánicas junto con variedades convencionales, pero sepa lo que está comprando. Evite las plantas y semillas modificadas genéticamente tratadas con productos químicos tóxicos. Las semillas orgánicas no híbridas (de polinización abierta) pueden mejorar con cada generación si guarda las semillas de las plantas más resistentes. (Descargue el mapa de zonas de resistencia de plantas del USDA).

Fertilizante orgánico casero

Haga un "té" de fertilizante líquido siguiendo estos sencillos pasos:

  1. Haga una bolsa de tela gruesa y fuerte como el yute o el cáñamo.
  2. Llene la bolsa con dientes de león picados u hojas de consuelda. Átelo con fuerza y ​​fíjelo firmemente a una tabla de madera.
  3. Coloque la tabla sobre un barril de agua.
  4. Remoje la bolsa durante aproximadamente tres semanas y luego retírela.
  5. ¡El agua ahora es fertilizante líquido! Antes de usar, riegue la tierra y luego aplique el fertilizante líquido.

Tenga en cuenta el clima local y las consideraciones estacionales. Intente comprar semillas orgánicas de empresas de jardinería ubicadas cerca de usted y elija plantas que crezcan bien en su región y durante sus temporadas de cultivo típicas.

Las plantas nativas se adaptan a su área específica y, por lo tanto, producirán un jardín floreciente. Comuníquese con el servicio de extensión de su universidad local o los centros de jardinería locales para obtener literatura para determinar qué tipos de semillas prosperarán en su área, dadas las temperaturas promedio y los tipos de suelo. Los catálogos de semillas también contienen información útil sobre el cultivo de plantas específicas.

Puede sembrar algunas semillas en la tierra del jardín, pero muchas semillas se pueden iniciar en el interior o en un marco frío. Conocer las fechas libres de heladas de su área es de suma importancia.

“Todo jardinero debe saber la primera fecha libre de heladas para plantar y no recibir semillas y trasplantes [en el suelo] demasiado pronto. El suelo no se ha calentado lo suficiente y hará que sus plantas comiencen lentamente ”, dice Jacqueline A. Ricotta, PhD, profesora asociada y especialista en ciencia de cultivos orgánicos en Delaware Valley College en Pensilvania.

Varias semanas antes de sembrar sus semillas, agregue abono a la tierra de su jardín y riegue el área. Algunos jardineros orgánicos esperan hasta que broten las malas hierbas y las arrancan o las azadran, pero dejan que las plantas actualizadas se descompongan y se conviertan en abono rico para cultivos. No deje malas hierbas en su jardín el tiempo suficiente para que se conviertan en semillas.

Regar el jardín

La tierra de jardín saludable y compostada contiene grandes cantidades de materia orgánica y tiene una gran capacidad para retener agua. Esto fomenta el crecimiento de sistemas de raíces profundos y vigorosos que anclan firmemente los cultivos.

Riegue las plantas de jardín a fondo solo cuando sea necesario. Remoje las plantas lenta y suavemente, de la misma manera que una lluvia suave humedecería sus plantas. Nunca use una fuerza fuerte de agua, que produce capas de costra en la parte superior del suelo y crea una barrera para las plántulas que empujan hacia arriba a medida que crecen.

El riego demasiado frecuente puede dañar sus plantas tanto como muy poca agua. No riegue ligeramente todos los días, esto anima a las raíces a permanecer cerca de la superficie del suelo, haciéndolas vulnerables al calor y la sequedad. Asegúrese de que las raíces más profundas absorban agua. El riego minucioso fomenta la formación de sistemas de raíces más fuertes y profundos.

Nunca riegue durante las horas más calurosas del día. El calor puede hacer que el agua se evapore antes de que llegue a las raíces, donde tiene lugar la mejor absorción. El agua en las hojas al sol del mediodía también puede quemar las hojas, marchitándolas sin posibilidad de reparación. Por otro lado, el agua en las hojas en climas fríos enfría las plantas y las deja vulnerables a las enfermedades.

Fertilizar el jardín de forma orgánica

Mejorar su jardín orgánico con abono rico en nutrientes hace que las plantas sean más fuertes y resistentes a las sequías y las enfermedades. Como resultado, no necesitará fertilizar su jardín con tanta frecuencia.

Considere probar la tierra de su jardín para ver si necesita fertilizante. Recuerde que los productos orgánicos difieren considerablemente de las marcas comerciales sintéticas. Los fertilizantes orgánicos provienen de materia natural y necesitan microorganismos para alimentar los nutrientes de sus plantas.

Por otro lado, los fertilizantes químicos, cuando se mezclan con agua, se vuelven inmediatamente accesibles a las plantas. Es mucho más fácil sobrealimentar las plantas con estos tipos, mientras que los productos orgánicos liberan nutrientes de forma natural de manera lenta y constante para un crecimiento vigoroso y continuo de las plantas.

Sobre el Autor: Linda Tagliaferro vive en los suburbios de la ciudad de Nueva York, donde ella y su esposo disfrutan de las frutas de sus higueras, su albahaca de cosecha propia en pesto y su algodoncillo silvestre que alimenta a las mariposas monarca. Ha sido escritora independiente durante 20 años y ha escrito más de 40 libros para niños y adultos.


Ver el vídeo: Características de una Huerta Orgánica Casera - TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Junio 2021).